Una historia común....

...si, me encanta dejarlo todo en suspenso...y pasar por la vida corriendo, quiero tener tiempo para la ida y la vuelta, no quiero perderme nada de todo aquello que siempre quise alcanzar...y no quiero saber de falacias, de absurdas ideas compartidas y maceradas durante toda una vida hasta el punto de resultar agrias y dañinas, como el mal vino....y me gusta el buen vino, como no? y la buena mesa, siempre en la mejor compañia, por supuesto...y amo a mi gente con toda la capacidad de mi alma bruta, que no entiende de diplomacias absurdas y que solo quiere caminar o correr, depende del dia, por este mundo de locos, magos y brujos...y salvese quién pueda, cuando afirmo que amo al mismísimo amor, cuando juro que soy amor, en constante evolución, pues cada dia aprendo a perdonar un mucho más a todo ser al que amo, un hermano, un amigo...hablo de respeto, puro respeto y no hipocresía...y por supuesto me aflijo, con la misma intensidad y energía que amo al mismísimo amor, que dolor, los extremos son mi única maldición...pero no hay nada que no cure una extra dosis de pasión...pasión por todo, por la vida, por la carne, tierna y tremula, por las miradas furtivas que roban alientos y arrancan suspiros, pasión que no entiende de normas, horarios ni fechas de calendario,  hablo de esa pasión que le arrebata al cuerpo el alma desnuda...y te amo a ti en este momento, tan solo por el hecho de haberte tomado la molestia de averiguar quién soy........

.